El océano recomienda: Castillo de Aldán, el bosque encantado

el océano recomienda: el bosque encantado de aldán

 

Inauguramos nueva sección en el blog de SomosOcéano. Me gustaría dedicar unas líneas a esos lugares que nos gustan, que nos inspiran y que queremos compartir con todos vosotros: la llamaremos "El océano recomienda"

Este lugar sobre el que escribo hoy fue un descubrimiento casual. Veréis, íbamos derechitos al puerto de Aldán a comer y como era pronto, nuestra amiga María nos sugirió parar en este escondido lugar.

Se llama Castillo de Aldán o Bosque encantado y creo que este segundo nombre no le podría quedar mejor.

Atravesando un pequeño camino plagado de robles, eucaliptos y helechos se llega hasta un pequeño claro en donde destaca la fachada de este abandonado castillo. Al parecer la construcción pertenecía a los Condes de Canalejas y además del castillo tenía una enorme finca en donde hasta se practicaba la caza. Debido a la construcción de una carretera justo por la mitad de la finca, los terrenos quedaron divididos y hace tan sólo unos años que sus dueños cedieron las tierras al Concello de Cangas.

El musgo, las plantas enredaderas y las hiedras se cuelan por las almenas y los vanos del castillo creando una atm´ósfera de leyenda, ideal para pasear un rato imaginando dragones, princesas cautivas y justas encarnizadas (bueno, tampoco tanto que la construcción es moderna!!)

Además justo al lado de esta construcción se halla un viejo, aunque orgulloso, acueducto realizado en mampostería llamado Arco de la Condesa o Arco de los Moros.





 

 

Y que no se me pase recomendaros un lugar espectacular para comer en Aldán: restaurante O Con de Aldán. Ya no sólo por su espectacular terraza al pie de la ría o por la magnífica restauración de esta antigua casa de pescadores... su carta esconde los tesoros más sabrosos de la gastronomía gallega: pulpo á feira, pimientos, zamburiñas, navajas... todo excepcionalmente fresco y bien preparado.

Inauguramos unha nova sección no blog de SomosOcéano. Gustaríame adicarlle unhas liñas a eses lugares que nos gustan, que inspírannos e que queremos compartir con todos vós: chamarémola "O océano recomenda".

Este lugar sobre o que escribo hoxe foi todo un descubrimiento casual. Íamos comer dereitiños ó porto de Aldán pero como era moi cedo, a nosa amiga María suxeriunos parar neste agochado lugar.

Chámase Castelo de Aldán ou Bosque encantado e creo que este segundo nome non lle podía quedar mellor. Atravesando un pequeño camiño cheo de carballos, eucaliptos e fentos chégase ata un pequeno claro onde destaca a fachada deste abandoado castelo. Ó parecer a construción pertencía ´ós Condes de Canalejas e ademáis tiña unha finca enorme onde practicábase a caza. Por mor da construcción dunha estrada xusto pola metade do terreo, a finca ficou dividida e fai tan só uns anos cós donos cederon as terras ó Concello de Cangas.

O mofo, as prantas gabeando, as hedras colándose polas almeas e os vanos do castelo crean unha atmosfera de lenda, ideal para pasear un rato imaxinando dragóns, princesas cautivas e xustas sanguentas (bueno, non tanto que a construcción é moderna!!!)

Además xusto ó lado desta construción atópase un vello, ainda que orgulloso, acueducto realizado en mampostería chamado Arco da Condesa ou Arco dos Mouros.

E que non se me pase recomendarvos un lugar espectacular para comer en Aldán: restaurante O Con de Aldán. Xa non pola súa preciosa terraza ó pé da ría ou pola gran restauración desta antiga casa de mariñeiros... na súa carta agóchanse os tesouros máis saborosos da gastronomía galega: pulpo á feira, pementos, zamburiñas, navallas... todo extraordinariamente fresco e ben preparado.

Escribir comentario

Comentarios: 0