Calcetíns enlatados: unha homenaxe a nosa industria conserveira

Calcetines enlatados: homenaje a nuestra industria conservera

En SomosOcéano no podemos estarnos quietos: nos encanta innovar y crear productos diferente. Así que pensando, pensando se nos ocurrió que nuestros calcetines podrían llegar empaquetados de una forma nueva y original... ¡enlatados! Y nos dimos cuenta de que tenía todo el sentido porque SomosOcéano basa sus diseños en el mar, las olas, la pesca... y además en Galicia la industria pesquera y conservera es todo un referente, así que no lo podíamos haber tramado mejor. Además también tiene un componente personal muy fuerte, seguid leyendo y os lo explico.

¡Galicia le debe tantísimo al mar! Desde finales del siglo XIX en todo el litoral gallego había salazones que se ocupaban de tratar el pescado traído directamente de las costas del noroeste para comercializarlo por todo el país. Fue a través de la innovación francesa de la conserva en aceite, que muchos de estos salazones optaron por las nuevas posibilidades que esta técnica les ofrecía. La llegada de la burguesía catalana a las costas gallegas para la implantación de las primeras industrias conserveras plagó los pueblos de fábricas con apellido catalán como Massó, que llegó a ser la conservera de pescado más grande de toda Europa, Font, Curbera, Llovet, Goday...

La fuerza motora de la mayor parte de esta industria vino de la mano de obra femenina, desde niñas de doce años, la edad mínima para trabajar, a mujeres mayores porque no había límite para dejar de trabajar, ellas se ocuparon del empaquetado, la soldadura, el aceitado, la carga y descarga de mercancía de los barcos, de introducir manualmente el producto en las latas...

Ellas, las mujeres gallegas, siempre han sido un ejemplo de trabajo, independencia y sacrificio. Y una de estas mujeres fue mi abuela. Ella trabajó más de quince años en una de las industrias auxiliares que nacieron bajo el ala de las conserveras: empresas que desarrollaban las planchas de hojalata, otras que se dedicaban a crear las gráficas, hasta, evidentemente, las fábricas que se dedicaban a producir latas! Pues mi abuela trabajó en una de estas últimas fábricas. 

 


Mi abuela contaba muchas anécdotas sobre el trabajo en la fábrica y sobre sus compañeras, pasó muy buenos momentos allí y también otros duros porque tal y como cuenta mi madre, tenía que hacer las tareas de casa rápida como un rayo, atenderla a ella y salir pitando para ir a trabajar (en aquellos momentos lo de la conciliación era un término que ni se planteaba).

Ella, como tantas mujeres en Galicia, no se quedó de brazos cruzados ante las adversidades y con su trabajo y esfuerzo sacó adelante a su familia junto a mi abuelo. Estoy muy orgullosa de ella por todo lo que consiguió en una época especialmente difícil para el desarrollo profesional y personal de las mujeres.

Recuerdo ir con ella en el autobús o por la calle y reconocer a ex-compañeras y cómo se ponían a hablar de aquellos tiempos o le explicaban cuáles eran las mejoras en la maquinaria o en las condiciones de trabajo.

¡Hasta asistiendo al 50 aniversario de la fiesta de aniversario de esta empresa conocía a gente!

 

Desgraciadamente ella ya no está, ni siquiera ha visto cómo su nieta se mete en esta locura estupenda de SomosOcéano (o sí, porque yo "hablo" mucho con ella) pero me queda toda su fuerza y optimismo para hacer frente a todo lo que se me ponga por delante. Y lo que se pone por delante ahora es este empaquetado tan guay que nos ha quedado para nuestros calcetines.

Tenéis la opción de escoger, por ahora, entre dos modelos: la lata redonda para 1 calcetín y la lata redonda para 2 calcetines. Dentro de poco también tendremos novedades con una lata ovalada, ¡que es una auténtica chulada!, y latas para cuatro calcetines.

Eso sí, por favor, si en un pedido queréis más de una lata indicadnos cómo queréis que vayan enlatados en la sección de Observaciones y no os preocupéis que para que las reconozcáis por debajo en la lata os indicamos qué contiene cada una ;-)

Creemos que los calcetines enlatados pueden ser un regalo muy original y lo mejor de todo es que después podéis utilizar la lata tal cual para tenernos presentes en vuestro escritorio, por ejemplo, o darle un segundo uso (os dejo este enlace de Pinterest en donde tenéis un montón de ideas para reciclarlas y reusarlas)

Fotos: Archivo Crown y Archivo Massó.

En SomosOcéano non podemos estar quietos: encántanos innovar e crear productos diferentes. Así que pensando, pensando ocurriusenos que os nosos calcet´íns poderían chegar empaquetados dunha forma nova e orixinal...¡enlatados! E dímonos conta de que tiña todo o sentido porque SomosOcéano basa os seus deseños no mar, nas ondas, no peixe... e además en Galicia a industria pesqueira e conserveira é todo un referente, así que non podíamos tramalo mellor. Ademáis ten un compoñente personal moi forte, seguide lendo e explícovos  a cuestión.

 

Galicia débelle tantísimo ó mar! Dende finais do século XIX en todo o litoral galego existían salazóns que se ocupaban de tratar o peixe traído directamente dende as costas do noroeste para comercializalo por todo o país. Foi a través da innovación francesa da conserva en aceite, que moitos destos salazóns optaron polas novas posibilidades que esta nova técnica lles ofrecía. A chegada da burguesía catalana ás costas galegas para a implantación das primeiras industrisas conserveiras plagou ás vilas de fábricas con apelidos cataláns como Massó, que chegou a ser a conserveira de peixe máis grande de toda Europa, Font, Curbera, Llovet, Goday...

A forza motora da maior parte desta industria viu da man de obra femenina, dende nenas de doce anos, idade mínima para o traballo, a mulleres maiores porque non había límite para deixar de traballar, elas ocupáronse do empaquetado, da soldadura, do aceitado, da carrexar a mercancía dos barcos, de introducir manualmente o producto nas latas...

Elas, as mulleres galegas, sempre foron un exemplo de traballo, independecia e sacrificio. E unha destas mulleres foi a miña avoa. Ela traballou máis de quince años nunha das industrias auxilares que naceron baixo o manto das conserveiras: empresas que desenvolvían pranchas de estaño, outras que se adicaban a crear ás gráficas, hasta, evidentemente, ás fábricas que se adicaban a producir as latas! Pois a miña avoa traballou nunha destas últimas fábricas.

 

A miña avoa contaba moitas anécdotas sobre o seu traballo na fábrica e sobre as súas compañeiras, pasou moi bos momentos alí e tamén outros duros porque tal e como conta a miña nai, tiña que facer as tarefas da casa rápida como un raio, atendela a ela e sair pitando para ir traballar (en aqueles momentos o da conciliación era un termo que nin se plantexaba).

Ela, como tantas mulleres en Galicia, non se quedou de brazos cruzados ante as adversidades da época e có seu traballo e esforzo sacou adiante a súa familia xunto co meu avó. Estou moi orgullosa dela por todo o que acadou nunha época especialmente complicada para o desenvolvimento profesional e persoal das mulleres. Recordo ir con ela no bus ou pola rúa e recoñecer a ex-compañeiras e cómo se poñían a falar de cales eras as melloras na maquinaria ou nas condicións de traballo. ¡Hasta asistindo ó 50 aniversario da festa de aniversario desta empresa coñecía a xente!

 

Desgraciadamente ela xa non está, nin sequera viu como a súa neta se metía nesta locura estupenda de SomosOcéano (ou sí, porque eu "falo" moito con ela) pero quédame toda a súa forza e optimismo para facer fronte a todo o que me ponga por diante. E o que agora se pon por delante é este empaquetado tan guay que nos quedou tan chulo para os nosos calcetíns.

 

Tendes a opción para escoller, polo de agora, entre dous modelos: la lata redonda para 1 calcetín e a lata redonda para 2 calcetíns. Dentro de pouco tamén teredes como novidades unha lata ovalada, ¡que é unha auténtica chulada!, e latas para catro calcetíns.

Eso sí, por favor, se nun pedido queredes máis dunha lata indicádenos cómo queredes que vaian enlatados na sección de Observacións e non vos preocupedes que para que as recoñezades por debaixo da lata vos indicamos que contén cada unha ;-)

Cremos que os calcetíns enlatados poden ser un agasallo moi orixinal e o mellor de todo é que despois podedes utilizar a lata tal cual para ternos presentes no voso escritorio, por exemplo, ou podedes darlle unha segunda vida (déixovos este enlace de Pinterest en donde tendes un montón de ideas para reciclalas e reusalas).

 

Escribir comentario

Comentarios: 0